Sunday, April 15, 2007

Valor torero


Cuando fui a la mesa redonda aquella sobre blogs, donde hablaron Biel Mesquida y Eduard Batlle, les pregunté porqué había tanta gente que empezaba a hacer un blog y entonces lo borraba. Su respuesta fue clara: porque somos personas, nos movemos por impulsos y nos arrepentimos de las cosas; todo en la vida fuese tan fácil de rectificar como el haber empezado un blog y haberse arrepentido después... Yo tengo mi propia respuesta, pero. Hace poco que oí decir que un famoso torero se retiraba. "Si tiene miedo...", dijo otro torero, muy chulo él. Evidentemente, el primer torero no se retiraba porque ahora tuviese miedo; su valor lo había demostrado de sobra en el pasado. Lo que pasa es que ahora quería dedicarse a otras cosas... Pues bien, cuando alguien borra su blog yo hago como el torero imbécil que dijo que el otro tenía miedo... pensar que "no era un escritor de verdad" y que "no estaba preparado para asumirlo". Y sé que con eso estoy siendo parcial y limitada, y que no tengo en cuenta que todo el mundo puede cansarse de torear, y que no pasa nada...

2 comments:

laura cambra said...

No se trata de cobardía, Clara, aunque no descarto que, dentro de la infinidad de casos que puedan presentarse, haya también algunos de ese tenor.
Tu reflexión, como siempre, me hizo reflexionar. ¿Cerraría mi blog? ¿Por qué motivos lo haría? Mi respuesta fue la siguiente:
No escribo para mí. Si así fuera, me contentaría con un cuaderno y un lápiz; y de no resistir a la tentación cibernética, tendría mi blog programado con accesos restringidos.
Escribo para compartir. Escribo porque no tengo más remedio que expresarme de esta manera. Escribo porque es el don que me fue otorgado y, como tal, debo honrarlo. Y es tan importante escribir como ser leída. De modo que sólo cerraría mi blog si, después de haberlo construido con paciencia y amor, sintiera que estoy sola, como escribiendo para mí.

Anonymous said...

Qué bonitas palabras. Nunca lo había pensado así. Pero ya verás como descubres que no estás sola...
Yo creo que escribiria aunque nadie en el ciberespacio me leyera, y es que en el ciberespacio siempre hay la "posibilidad". Eso es lo que me gusta. Más que ser leída, la posibilitat de serlo.

Clara